Multigremial Nacional y AGBOTCH solicitan a Seremi de Salud de Valparaíso unificar criterios para permitir funcionamiento de botillerías

Representantes de ambas asociaciones indicaron que la autoridad sanitaria no los ha dejado trabajar con normalidad pese a las ordenanzas municipales, y que cerca de 18 mil locatarios podrían perder sus fuentes de ingreso, despidiendo a miles de trabajadores.

Un llamado a unificar los criterios de fiscalización que realiza la Seremi de Salud, fue el que realizaron la Multigremial Nacional y la Asociación Gremial de Dueños de Botillerías de Chile (Agbotch), luego que las autoridades sanitarias de la Región de Valparaíso manifestaran que estos locales no pueden funcionar por tratarse de rubros que no son “esenciales”.

El presidente de la Multigremial Nacional, Juan Pablo Swett, señaló que “el 95% de estos locales son almacenes de barrio, cajas vecinas y necesitan seguir operando para mantenerse en pie. Es inentendible la poca empatía de las autoridades con estos emprendimientos, que son fuente de ingreso de muchas familias y que también generan empleos”.

Swett agregó que este tipo de determinaciones son arbitrarias y caprichosas, ya que cadenas ubicadas en los mismos barrios siguen comercializando alcohol sin reparos. “Actualmente se sigue protegiendo a las grandes distribuidoras y supermercados, que han subido en un 50% sus ventas con la pandemia”.

Marcial Pérez, presidente de Agbotch, reveló que “son 18 mil las botillerías afectadas con este tipo de decisiones y posiblemente el 31 de julio serán 3.000 patentes de alcoholes las que no se renueven producto de los cierres, lo que traerá consigo la quiebra de la mayoría de estos locales”, alertó. Asimismo, subrayó que esta decisión podría ser “discriminatoria” dado que para efectos del Ministerio de Economía las botillerías también son consideradas como almacenes.