POSITIVO BALANCE DE PRIMEROS DÍAS DE OPERACIÓN DEL PUENTE LOS CASTAÑOS

Un positivo balance de la puesta en operaciones del Puente Los Castaños, en cuanto a los flujos vehiculares, realizó el municipio de Viña del Mar en cuanto a la infraestructura vial que se puso en servicio el miércoles 15 de julio.

La alcaldesa Virginia Rreginato se manifestó muy  contenta por el resultado que ha  tenido el movimiento vehicular en el área incluso con la feria funcionando, que ha permitido  mejorar los tiempos de circulación y descongestionar los puentes Mercado  y Quillota.

Al respecto, el director de tránsito del municipio, Alamiro Arias indicó que en  general el comportamiento ha sido positivo, no obstante hay una situación que podría generar accidente, principalmente por la irresponsabilidad de los conductores al no respetar la flecha verde exclusiva para virar a la izquierda para quienes transitan desde Simon Bolivar hacia Arlegui, de axuerdo denuncias.

En dicha intersección hay regularización con semáforo en dirección a 1 Norte, y una flecha de viraje a la izquierda, con tiempo diferido, que no esy{a siendo respetado por algunos conductores, especialmente movilización colectiva, y que puede producir algún choque con quienes salen desde el puente hacia Simón Bolivar, por tanto el llamado es a respetar esta regularización. Situación similar ocurre en algunos conductores que transitan por Los Castaños al enfrentar 1 Norte”.

De acuerdo a lo señalado por el directivo, el puente mejora los tiempos para quienes acceden desde el Troncal Sur, Chorrillos y Forestal al sector norte,  donde todos confluían al puente Mercado, pero el mayor beneficio será para quienes transitan de norte a sur, considerando que prácticamente la única salida era el puente  Quillota por donde circulaban 1.500 vehículos  hora y con este nuevo puente ese flujo se reduce a la mitad, por tanto es un gran avance.

Arias agregó, que  la circulación  y el movimiento  vehicular se encuentra en una evaluación  post puesta en marcha, que durará aproximadamente 2 o 3 meses,que permita detectar alguna  señalización o movimiento deficiente que haya que mejorar para  facilitar el desplazamiento y hacer más fluido el tránsito, considerando además que el movimiento actual es menor debido a la cuarentena y por tanto hay que hacer un análisis más completo con un flujo normal.