Madre de «Jenni», víctima de presunto femicidio en Villa Alemana: «Nos sentimos discriminados»

Teresa López, madre de Jenny Ledezma, la joven de origen gitano encontrada muerta el día de ayer en un campamento ubicado en Villa Alemana, rompió el silencio en televisión abierta y relató las últimas horas de vida de su hija, así como una potente crítica a la justicia chilena y actuar de Carabineros, afirmando que cono gitanos «se siente discriminados» luego de hacer las denuncias correspondientes.

«Ellos deberían actuar cuando ya habían denuncias de mi hija que era maltratada y de mi otra hija, y nunca hicieron nada. Nos sentimos discriminados. Hay una denuncia, como justicia, y ellos deberían proteger a quien hizo muchas denuncia contra esa persona. Hay varias denuncias en contra de él», expresó esta mañana en el matinal Bienvenidos de Canal 13.

La angustiada madre de la joven de 28 años aclaró que como familia expulsaron del campamento al actual imputado en el caso de su hija y declaró ante las cámaras que «como tribu gitana estamos discriminados en esa parte, desde la autoridad. Ellos deberían actuar en el momento que habían denuncias en contra de él, no esperar que ocurriera esto, que falleciera mi hija, la mayor, que tenía 28 años».

«Ya perdí a una hija, a mi mamá, marido y ahora a mi otra hija, ¿qué voy a hacer con tanto dolor?», agregó acongojada.

Las últimas horas de ‘Jenni’

El primer testimonio de Teresa López es crucial para conocer cómo se desencadenaron los hechos en el presunto femicidio perpetuado contra «Jenni». En ese sentido, el día de ayer, narró ante la prensa que «ella (su hija), hace tres días atrás, durmió en mi carpa y se escondió para que él no la golpeara. Salió ella, en el centro, empezaron a discutir ellos dos. No sé lo que ocurrió entre ellos. Cuando ella volvió del centro, me dijo mamá: ‘el me pegó'».

De esa forma, apuntando directamente a la pareja de Jennifer,  Teresa contó que él «anoche vino, entró en mi carpa a buscar denuevo a mi hija. Mi otro yerno que estaba ahí le gritó y le dijo por qué tu tanto entras en esta carpa, por qué entras con prepotencia cuando mi suegra y los niños están durmiendo. Y él le decía Jenni sale para afuera, sale para afuera».

Según la historia que relata su progenitora, Jenni le confesó en ese momento que tenía miedo de salir de la carpa. «Yo tengo pánico, de susto, de miedo», contó Teresa.

Sobre eso, señaló que Jennifer tenía controles al día con médicos y psicólogos.  «Le dieron pastillas amprozolam y ella no las tomaba. Mientras la vio el médico y el psicólogo, ella estaba con un pánico sobre él , ella le tenía miedo a él. Imaginen que ella no podía salir de la carpa, afuera a orinar porque tenía miedo», agregó.

Así, Teresa López detalló las últimas horas de su hija mayor, indicando que la noche del presunto femicidio ella la ocultó de su yerno en su carpa. «Cuando entró a la carpa, yo la escondí atrás de la cortina y cuando ella se puso a dormir, yo la sentí que ella estaba roncando. En la mañana, me dio una tincada en el corazón porque no la sentí. Les dije a unos paisanos, por favor, vayan a ver detrás de la cortina, donde está el sillón porque ella no despertó».

Finalmente, la madre detalló que «ella (Jenni) se despertaba a las 6 de la mañana y salía para afuera. Mandé a él y a mi yerno para que la muevan y la encuentran muerta.  Yo como mamá sentí esa sensación, esa tincada, y yo dije: sé que mi hija está muerta. Así ocurrieron las cosas, como las estoy contando, y mi hija ahí como ustedes la vieron (…) en ese mismo sillón donde la escondí, y la guardé de él , ella falleció».

El imputado por el crimen de Jennifer Ledezma ya tuvo su control de detención el día de hoy y se espera que su formalización sea el día viernes.