Trabajadores de la salud exigen rechazar presupuesto de salud 2021

En el contexto del paro de dos días que han levantado, hoy asistieron a las afueras del Congreso para entregar una carta a los integrantes de la comisión de Salud. El diputado Diego Ibáñez (CS), miembro del espacio, respaldó las demandas y afirmó: “este ítem presupuestario debe ser rechazado por el Congreso hasta que se presente una propuesta digna”.

 

El presupuesto de la cartera de Salud se ha convertido en el centro de la polémica estos últimos días. Por ello, este jueves comenzó el paro nacional de dos días convocado por parte de los gremios de la salud, al que han adherido funcionarios de servicios de atención pública, de redes asistenciales y de atención primaria de salud, hospitales, Cesfam, SAR, y otros.

 

En ese contexto, durante la jornada, trabajadores y trabajadoras de la salud se han agrupado afuera del Congreso Nacional para reclamar por la insuficiente alza de presupuesto en Salud de cara al 2021. La mesa de salud de la CUT en la región de Valparaíso hizo entrega de una carta a los diputados y diputadas que conforman la comisión de Salud de la Cámara. En ella, afirman que “la salud primaria es fundamental y debe ser apoyada, relevándola al sitial que corresponde su labor, su impacto sanitario y su relevancia social”.

 

Asimismo, señalan en la carta, que “el presupuesto 2021 es un retroceso apabullante para el sector que ha sostenido la lucha contra el flagelo de la enfermedad este 2020”. “Emplazamos a apoyar un mejoraramiento del presupuesto de Atención Primaria, a aumentar el per cápita mensual que hoy es de $7.200 y exigir un esfuerzo especial al ministerio de Hacienda”.

 

El diputado de Convergencia Social, e integrante de la comisión de Salud, Diego Ibáñez, recibió la carta y compartió las demandas que en ella estaban plasmadas: “La carta presenta demandas cruciales en contexto de pandemia. Hoy el gobierno no está aumentando el presupuesto per capital de la salud primaria y eso implica que continuarán las faltas de equipamiento, atención digna, infraestructura, elementos de protección personal y de cobertura para trabajadores y trabajadoras de la salud”.

 

El parlamentario, además agregó que “este ítem presupuestario debe ser rechazado por el Congreso hasta que se presente una propuesta digna que esté por sobre los $10.000 per cápita”.