24-D: No hay viviendas reconstruidas a un año del trágico incendio en los cerros de Valparaíso

Por Axzel Fuster

La construcción de las viviendas en los cerros San Roque, Rocuant y Ramaditas comenzaría el 2021 y desde los vecinos denuncian que, aún, “el proceso de reconstrucción no parte»

La navidad no solo es una fecha tranquila. Hay veces que una gran tragedia puede ocurrir, tal como lo vivieron los afectados por el incendio en los cerros San Roque, Rocuant y Ramaditas, hace exactamente un año, el pasado 24 de diciembre de 2019, arruinando la Navidad y Año Nuevo de más de 500 familias y dejando 315 casas destruidas. Hoy a un año del siniestro y producto de las trabas que ocasionó la pandemia del Covid-19, no existen avances en la reconstrucción por parte del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU).

La construcción de gran parte de las viviendas terminarían en diciembre de 2021 y los subsidios han sido entregados al 85% de los afectados, es decir a 244 familias, señaló la seremi MIMVU, Evelyn Mancilla, agregando que “este proceso obedece a entregar soluciones a estas personas no sólo en materia de viviendas, sino también en infraestructura de barrios, ya que hemos repuesto, mejorado y conservado luminarias, pavimentos, calzadas, aceras, escaleras, muros de contención, una serie de obras que son muy requeridas, especialmente en los cerros, para así volver a la normalidad y mejorar las condiciones de las familias”.

Por su parte, en conversación con Alerta Noticias, la vocera de la agrupación para la reconstrucción “Movimiento Ceniza”, Marcela Yáñez, señaló que “durante todo el año mantuvimos reuniones con Serviu (Servicio de Vivienda y Urbanismo) y con el municipio, pero lamentablemente la pandemia ha retrasado todos los procesos de reconstrucción. En este minuto no hay ninguna casa construida y no se comenzará hasta el próximo año. Esto es emocionalmente complejo para los  vecinos afectados ya que es una fecha sensible y saber que tu casa no va a estar para navidad, es complejo”.

“Nuestra gran crítica es que el proceso de reconstrucción no parte, por tanto, no hay efectividad en las políticas que utilizan para la reconstrucción habitacional. Tenemos muchos vecinos afectados psicológicamente porque ha sido un proceso difícil, tuvimos una damnificada que se suicidó dos meses después del incendio en su propia vivienda, tenemos una vecina que falleció y su único deseo era recobrar su casa, de esta manera, entendemos que ha sido un proceso que tiene muy pocos frutos y visiblemente no hay avances”, agregó la vocera.

Jonathan Aros, también dirigente de“Movimiento Ceniza” contó a este medio que “tenemos un problema, ya que, en enero, los bonos del Gobierno vendrán con un retraso importante porque el Serviu no alcanzó a asignar todos los subsidios y tampoco tienen los permisos municipales de la dirección de obras, por lo tanto, estamos entrampados ya que no hay políticas públicas que sirvan para la reconstrucción de comunidades afectadas por este tipo de catástrofes”.

Fotografía: AGENCIA UNO