Diputado Ibáñez interpela a autoridades sanitarias: “¿Cuánto se ha invertido en campañas para evitar el uso irresponsable de fuegos artificiales?”

En la víspera de fin de año, y preocupados por el alza en casos de NNA que sufrieron quemaduras de gravedad el año pasado, el diputado Diego Ibáñez presentó, junto a la abogada porteña Camila Nieto, un oficio de fiscalización solicitando información sobre el presupuesto y la inversión destinadas a campañas de concientización respecto de los riesgos de usar fuegos artificiales.

***

Antes de legislar la prohibición en el uso de fuegos artificiales las cifras de niños y niñas afectadas por quemaduras o mutilaciones era de decenas, y más de un tercio de ellas se concentraban en los días alrededor de año nuevo. Han pasado dos décadas. Las cifras bajaron y se llegó a promedios de 5 a 6 niños afectados. Pero en los últimos años se ha vuelto a perder el miedo a los fuegos artificiales.

Entre los años 2016 y 2017, se registraron cinco casos. En el periodo siguiente, 2017 y 2018, seis niños resultaron lesionados. Y entre el 2018 y 2019, aumentaron a ocho casos. Durante las últimas fiestas de fin de año se registraron 11 niños heridos, siete antes de la noche de Año Nuevo y cuatro ese mismo día.

Ante este escenario, el diputado Diego Ibáñez (CS), junto a la abogada porteña Camila Nieto, elaboraron un oficio de fiscalización con el objetivo de conocer el presupuesto destinado a campañas de concientización durante los últimos años.

“No podemos tomarnos a la ligera un problema que genera daños graves en determinadas fechas como ésta. Educar y concientizar en este contexto es un deber que las autoridades no pueden evadir. La integridad física e incluso de la vida de decenas de personas está en peligro cuando los fuegos artificiales no son administrados con responsabilidad y dentro del marco de las leyes”, dijo el parlamentario.

“El aumento en el uso de fuegos artificiales ha venido aparejado de un incremento de las lesiones, quemaduras y mutilaciones, además de constituir un gran riesgo de incendio particularmente en el caso de los cerros de Valparaíso. Comunicar el riesgo es un deber que tiene la autoridad no solo durante las fiestas, sino que en el transcurso de todo el año.  Una vía importante para evitar su uso, requiere de que las autoridades se encarguen de invertir en campañas que comuniquen el grave riesgo que corremos todos los vecinos y vecinas de la comunidad», señaló Camila Nieto.