Tomás Lagomarsino: “Después de redactar la Constitución habrá un proceso de reformas y transformaciones que deben cambiar la estructura neoliberal inserta en el entramado legislativo”

Alerta Noticias Valparaíso habló con Tomás Lagomarsino, Médico de Atención Primaria de Salud de Viña del mar, que se presenta como independiente para reunir firmas y lograr inscribir su candidatura como constituyente por el D7. Le preguntamos ¿cómo ha visto proceso constituyente en su totalidad hasta hoy y cuáles son los pasos posteriores para que el país pueda ver las transformaciones?
“Yo creo honestamente que el proceso constituyente partió mucho antes que el plebiscito del 25 de octubre, o mucho antes que el comienzo de la revuelta popular. Pienso que el proceso constituyente se ha estado armando en las calles y se ha articulado en tejido social hace bastantes años, pero no podría darte una fecha exacta, la verdad es que me hace sentido contabilizarlo desde el gran pingüinazo del 2006.
Por su puesto que ha tenido muchas etapas e hitos, como la movilización universitaria y secundaria en 2011, las compañeras con el movimiento feminista 8-M, el movimiento no + AFP, y en la salud han existido pequeños movimientos que no están articulados en su mayoría, también, la lucha medio ambiental, la lucha contra el TPP-11, esta última, donde me tocó ser parte de la organización del Plebiscito TPP11 el año antepasado.
Todos estos procesos fueron sumando para encontrarnos el día de hoy con un movimiento histórico, que es una etapa más formal para un proceso constituyente, y en la cual la institucionalidad, después de años de impugnación, se ve en la obligación de dar respuestas. Estas respuestas tienen mucha letra chica, pero la gran pregunta que debemos hacernos el día de hoy es ¿vamos a tomar este proceso a pesar de la letra chica o no lo vamos a tomar? Mi posición es que debemos tomar la oportunidad en este proceso más formal, ya que es un hito más y probablemente después de redactar la nueva constitución existirán otros hitos mejores, otros 15 años para seguir avanzando en las transformaciones profundas que necesitamos para tener una sociedad diferente. La etapa que representa este proceso constituyente probablemente es un proceso mucho más grande en los años venideros.
Los cambios necesarios no van a existir luego de la redacción de la nueva Constitución, ya que después vendrán otras etapas transformadoras que son parte de la generación de las leyes necesarias, que interpreten una Constitución mucho más cercana a las demandas que siempre hemos tenido, para formar un Estado social de derecho y una democracia participativa, y no una representativa donde gobiernan las élites políticas, económicas, sociales y también culturales. De esta manera podemos tener una incidencia mucho más importante.
La Constitución no tendrá todo lo que queremos, pero al menos hay que dejar claras ciertas “reglas del juego” que nos permitan posteriormente avanzar en las transformaciones necesarias, en salud, pensiones, vivienda, etc. La Constitución no es política pública, son “reglas del juego” y garantías constitucionales, así que luego de esta, tiene que haber otras etapas, reformas y transformaciones, que cambien la estructura neoliberal que está inserta en el entramado legislativo, y así poder lograr la sociedad que deseamos la mayoría de los chilenos”.
Por AlertaNoticiasValparaíso