Incertidumbre sobre el retorno a clases en la región de Valparaíso

Apoderados, profesores y médicos no están de acuerdo debido al alza de casos por Covid-19

Las autoridades apuestan a que el 2021 sea con clases presenciales para las comunas con fase 2,3 y 4, por lo tanto, la Región de Valparaíso estaría visualizando un eventual regreso a las aulas el próximo 1 de marzo. Pero existe incertidumbre entre los diversos actores del sistema educacional, ya que apoderados, profesores y médicos manifiestan aprehensiones ante las estadísticas negativas a nivel sanitario.

Desde la Seremi de Educación informaron que la decisión dependerá de las condiciones sanitarias en ese momento, además, todos los establecimientos educacionales de la región ya presentaron su plan de funcionamiento para el retorno seguro a clases, teniendo la presencialidad como la regla general, pero combinándola con la educación a distancia.

“El retorno será gradual, pero será ajustado a los protocolos sanitarios que dependen de las características de cada comunidad educativa”, informó la seremi Patricia Colarte, agregando que “el ministerio hizo una convocatoria para que los colegios que necesiten recursos para adaptar su infraestructura o comprar insumos sanitarios, pudiesen postular a fondos, adjudicándose $1.200 millones a la región”.

Por su parte, el Colegio Médico de Valparaíso señala que es necesario reevaluar el plan Paso a Paso, ya que son preocupantes las cifras actuales, y que esto es más importante que enfocarse en un regreso presencial. “La cifra es tan elevada como en el momento de mayor actividad de la pandemia, entre junio y julio. Bajo ese escenario y viendo el aumento en la ocupación de camas críticas y el aumento de casos activos, nos parece que debe ser analizado el retorno a clases”, explicó el presidente del colegio regional, Ignacio de la Torre.

El Colegio de Profesores también se hizo presente, ya que su presidenta, Violeta León expresó que “se deben garantizar las condiciones sanitarias para toda la comunidad educativa, especialmente para nuestras y nuestros estudiantes. Actualmente las escuelas y liceos no están adaptados físicamente y no cumplen con los recursos sanitarios, tampoco contamos con lo necesario en infraestructura para reducir los aforos”.

Los apoderados están en una gran disyuntiva ya que no poseen la información necesaria para confiar en un retorno seguro, “nosotros siempre vamos a velar por la seguridad de nuestros niños, ¿qué nos asegura que habrá fiscalización durante el año en todos los colegios?, estamos a la espera de qué pasará en febrero y marzo, aseguró Fabiola Echeverría, presidenta regional de los Centros de Padres y Apoderados.