Ministra de Agricultura declaró emergencia agrícola en San Felipe y Los Andes

Se espera reunir fondos de distintos sectores para ir en ayuda de los agricultores afectados

Se declaró emergencia agrícola este jueves en las provincias de San Felipe y Los Andes de la región de Valparaíso. La declaratoria que hizo la ministra de Agricultura, María Emilia Undurraga, abarca 10 comunas de la región y se suman a las de las regiones de Maule y O´Higgins, anunciadas la pasada semana.

La ministra indicó que espera reunir fondos de distintos sectores para ir en ayuda de los agricultores afectados por el frente de mal tiempo de hace algunas semanas. “Necesitamos tener a disposición de los agricultores un bono, para poder terminar esta temporada. Aparte de eso, el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap), ha dispuesto recursos para poder levantar la infraestructura en aquellos casos urgentes y en los meses que quedan haremos una planificación junto a ellos, para ver cómo nos preparamos para la siguiente temporada”, señaló Undurraga para radio Biobío.

También, se realizó un catastro en terreno junto al seremi de Agricultura y el intendente regional Jorge Martínez. Ellos tomaron la decisión para poder agilizar el uso de recursos del Ministerio de Agricultura en la zona, como también, para disponer de recursos regionales y de otros organismos públicos en ayuda de esta situación.
200 mil pesos para manejos técnicos, productivos, agronómicos y culturales, y también, financiamiento para rehabilitar la infraestructura crítica, de hasta el 50% de daño productivo, con un límite máximo de 500 mil pesos por agricultor, son los recursos que se han gestionado por el Estado, para usuarios del Indap.

El Gobierno no se quedó atrás en la colaboración a los agricultores damnificados, señalando como ayuda, el acceso a créditos y garantías como el Fogape Reactiva y para el apoyo del empleo se consideraron los subsidios regresa y contrata. Esto para evitar que pueda verse afectado el proceso productivo.

Por su parte, el seremi de Agricultura, Humberto Lepe, señaló que fue rápida la decisión, ya que solo pasaron dos semanas desde las lluvias y el deslizamiento de tierra que ocurrieron en la zona. “Podemos empezar a trabajar para poder apoyar a los agricultores afectados, de tal forma que el impacto que tuvo este río atmosférico, especialmente en la producción de uva, pueda ser en alguna medida, mitigado”, sentenció el seremi.

Por Axzel Fuster.