Prisión preventiva para imputado por lanzar a su hija de dos meses contra el suelo en La Cruz

En prisión preventiva quedó P.C., formalizado en Quillota por el presunto delito de parricidio frustrado tras ser denunciado por lanzar al suelo a su hija de dos meses en la comuna de La Cruz.

Según el relato del fiscal Hugo Arismendi, los hechos ocurrieron al interior del domicilio que el imputado comparte junto a su conviviente y la lactante.

«En un momento se produce una discusión entre ambos, un forcejeo, lo que ofusca al imputado, quien a efectos de propiciar la muerte de su hija, de dos meses de edad, la toma desde el lugar en el que se encontraba durmiendo y la arroja violentamente contra el suelo», relató el persecutor.

El Ministerio Público solicitó la prisión preventiva dando a conocer la declaración de la madre de la menor, quien sostuvo que la discusión inició luego de que ella le dijera que no concurriría a trabajar al día siguiente para visitar a su abuelo que se encuentra enfermo terminal.

«El imputado le dijo ‘eres dispersa, una huevona poco clara’, tomándola de sus manos y pies y tirándola al suelo, propinándole golpes. Luego, toma a la hija, la lanza contra el suelo», leyó el fiscal en audiencia.

Tras ello, el imputado abandonó su derecho a guardar silencio y declaró que las lesiones de la menor serían accidentales.

«Me dijo miles de estupideces, la mina se puso muy loca, me empujó, yo la empujé y no me di cuenta que la niña estaba en la cama y al caerse la R. en la cama, la niña salta al suelo», dijo el imputado.

Agregó que además la mujer le había lanzado un rallador y amenazado con un cuchillo, «entonces salgo arrancando. ¿Qué hubiera pasado si me quedo? Habrían pasado cosas peores, entonces me arranqué».

Ante dicha declaración, el fiscal sostuvo que las palabras del sujeto no son creíbles porque «declara ofuscado», no denunció la agresión que relató y huyó.

Por su parte, la defensa solicitó arresto domiciliario total, lo que fue rechazado por el juez Roberto Lizana quien consideró concordante –en esta etapa de la investigación- el relato de la madre y las lesiones diagnosticadas por el hospital de Quillota, donde permanece internada la menor.

En ese sentido, tras el decreto de prisión preventiva se fijó un plazo de investigación de 60 días.

Por Cooperativa