DE ITALIA AL PUERTO: PENALISTA PUBLICÓ LIBRO SOBRE CASOS PARA LOS QUE “EL DERECHO NO SUELE PREPARAR”

José Luis Guzmán redactó el texto original en Europa el 2015, en donde se desempeña como profesor visitante. Sin embargo, este año adaptó el libro a la realidad chilena. El jurista, hoy en la Universidad de Valparaíso, fue candidato a la Corte Suprema.

El abogado penalista José Luis Guzmán, presidente del Instituto de Ciencias Penales, publicó el libro “Elementos de filosofía jurídico-penal” luego de traducir el texto original redactado por él en Italia.

Se trata sobre una obra escrita en conjunto con Gabriele Fornasari, quien es director de doctorado de la Universidad Trento del mencionado país de la bota a propósito de clases que el abogado porteño impartió en aquella casa de estudios, donde es profesor visitante.

“Apareció así la edición italiana en 2015, por la Editoriale Scientifica de Nápoles. Posteriormente, me planteé la idea de concebir el texto en castellano y con el paso de los años algunos temas los reelaboré en artículos. Este verano lo adapté y lo extendí en varios puntos que ya había desarrollado, de manera que es una obra que, teniendo como base la italiana, no es exactamente la misma, pero su objetivo sigue siendo el original: introducir al ya graduado en derecho, a los problemas filosóficos del Derecho Penal”, indicó el abogado.

La intención de este libro, publicado en Valparaíso por Prolibros, es poder facilitar la comprensión de asuntos complejos para los que la licenciatura en derecho no suele preparar y que, sin embargo, pueden resultar decisivos en la solución de los casos que plantea la experiencia forense, explica el autor.

También sostuvo que la obra podrá ser utilizada por un estudiante de derecho, “pero para que le saque provecho tendría que ir dirigido por un profesor, ya que la filosofía es más complicada que el derecho y pese a todo mi esfuerzo por presentar de la manera más clara problemas que en si son muy difíciles, la idea era no simplificarlos más allá de lo estrictamente necesario”.

Para finalizar agregó que “el libro quise deliberadamente editarlo en Valparaíso, en una editorial porteña, como una obra que, pese a que fue concebida en Italia y redactada allá, en la versión castellana fue hecho acá en nuestra ciudad, en mi hogar”, cerró diciendo el letrado.