Apuntes y Viajes

Mosaiko Textiles: Manteniendo el oficio del tejido a telar

Karin Gallardo Toledo creció jugando entre los pasajes y las escaleras del cerro Bellavista. Y fue en una casa de calle Ferrari donde su abuela materna la introdujo al mundo del tejido cuando sólo tenía 5 años. Por las tardes, mientras su madre trabajaba, la abuela Nina le enseñaba las técnicas del tejido y el croché y Karin las aprendía como si se tratara de un juego más mientras de fondo se escuchaban las telenovelas de la tarde. Así comenzó la historia de Mosaiko Textiles.

Mosaiko Textiles

Proyectando el oficio del tejido a telar

Karin siente que tiene la misión de mantener el oficio del tejido a telar. Para ella «los oficios son parte de nuestra tradición y se transmiten de generación en generación. Para mí el oficio es parte de la cultura de un territorio. Yo me siento orgullosa de ser porteña y llevo a Valparaíso a cada lugar que voy».

¿Cómo surge Mosaiko Textiles?

«Mosaiko textiles surge cuando yo estaba estudiando diseño en la Universidad de Valparaíso. En los últimos años accedí a los laboratorios, que eran los ramos electivos de la universidad y uno de esos era el taller de laboratorio de tejeduría plana. Cuando llegué a tomar la asignatura me fasciné con el tema artístico, con el telar. Ahí me conecté y me di cuenta que era lo que quería seguir haciendo más adelante cuando me titulara.»

¿Y de dónde viene el nombre?

«En mis estudios descubrí la forma en que se iban construyendo los tejidos, lo vi más de cerca y encontré una suma de cuadritos de colores, como si fuera un mosaico, pero textil.»

Tras las raíces del tejido

Desde pequeña Karin siempre quiso ser pintora o artista. Cuando creció y llegó el momento de elegir una profesión, su primera opción fue arquitectura, sin embargo luego de algunos meses vio que no era lo suyo.

La segunda opción fue diseño y fue ahí donde descubrió el telar, una herramienta que le permitió conectar el amor por el tejido que el inculcó su abuela y la plástica: «El telar es una herramienta en que siento todo mi yo».

Tan fuerte fue la conexión con el mundo del tejido, que además de tomas todos los ramos que pudo sobre la materia, Karin decidió comenzar a investigar sobre el tejido en Chile.

Valle Hermoso

Su primera práctica profesional la hizo en Valle Hermoso, donde vivió un mes y aprendió las técnicas del tejido tradicional, en un lugar donde el producto más característico son las mantas de huasos.

La comunidad diaguita de Alto del Carmen

Para su segunda práctica se fue a vivir con una comunidad de mujeres diaguitas en Alto del Carmen llamada Juntas del Valeriano.

Esta era una comunidad muy aislada y la generación de vínculos fue muy difícil al principio, hasta que se comenzó a reunir con las mujeres en torno al telar y se fue dando la confianza.

Finalmente estuvo dos meses en la comunidad y de su estadía surgió un estudio etnográfico que luego formó parte de una investigación y varias publicaciones realizadas por la carrera de diseño de la Universidad de Valparaíso.

Piezas únicas con historia y sentido

«Para mí, Mosaiko Textiles es un proyecto de vida, ya que siempre he sentido la necesidad de crear. La gracia es que el trabajo es de principio a fin, diseñando tanto el tejido como la pieza, y cada resultado es único. Por lo que mis bufandas, cuellos, chales y echarpes son piezas exclusivas y hechas a mano».

Tanta rigurosidad, profesionalismo y vínculo con la tradición del tejido a telar fue reconocida por Chile Artesanía, donde Karin Gallardo fue reconocida e inscrita oficialmente como artesana del país, lo que es todo un orgullo para ella.

¿Dónde encontrar sus trabajos?

Los trabajos de Mosaiko Textiles puedes revisarlos y adquirirlos en sus cuentas de Instagram y Facebook. Es importante recordar, que al ser piezas únicas, también pueden ser elaboradas a pedido. ¿Y tú ya sabes qué prenda te quieres llevar?