La noche de horror que vivió la familia viñamarina atacada por un asesino celópata

Según relató la Fiscalía, Guillermo López Vargas, de 24 años, irrumpió pasadas las 03:00 de la madrugada en la casa de su ex polola, a la que entró tras romper una ventana.

Con un cuchillo carnicero que tomó en la cocina, atacó y mató a su ex suegra, enferma de cáncer y diabetes, y apuñaló a su ex suegro, que intentó defenderla.

«Siempre empuñando el arma se dirigió hacia el hijo de la joven, de un año de edad»; la desesperada intervención de ésta evitó otro desenlace fatal.

En prisión preventiva quedó Guillermo López Vargas, de 24 años, formalizado este martes por tres homicidios y un femicidio, luego de que el fin de semana asesinara a la mamá de su ex polola, la agrediera a ella, a su padre e intentara atacar al hijo de la joven, de poco más de un año de edad.

López Vargas fue imputado, en específico, por un homicidio consumado en la persona de Mónica Astorga (su ex suegra), un homicidio frustrado contra Eduardo Gallardo (ex suegro), femicidio frustrado contra Camila Gallardo (su ex pareja) y homicidio tentado en contra del lactante.

MINUTOS DE PESADILLA

Según relató la Fiscalía en la audiencia de formalización, el sujeto llegó pasadas las 03:00 de la madrugada del domingohasta el domicilio de las víctimas, en el Campamento Manuel Bustos de Viña del Maringresó por una ventana y golpeó en un ojo a Camila, quien dormía junto a su hijo, siendo ambos socorridos por el padre de la joven.

«Su padre, utilizando un palo y arrojándole hasta agua caliente, expulsó a López del inmueble. Minutos más tarde, López Vargas rupturó el vidrio de la ventana del dormitorio de Camila, por donde ingresó nuevamente, por lo que el dueño de casa nuevamente fue a enfrentarlo«, relató en la audiencia el fiscal Roberto Depaux.

Mientras profería gritos e insultos y la familia se reunía en el dormitorio principal, el imputado se autoinfirió cortes. Luego «tomó un cuchillo (desde la cocina) y se dirigió al dormitorio donde estaban todos los residentes escondidos. Con el arma blanca, le dio una puñalada en el pecho a Mónica Astorga Vega, madre de Camila», quien padecía cáncer y diabetes.

«Al tratar de defenderla su marido, fue atacado por su espalda con puñaladas por parte del imputado, que luego se dirigió al hijo de Camila (…) de un año de edad, siempre empuñando el arma, por lo que Camila se interpuso para evitar que agrediera al niño. Ante esto, López Vargas le lanzó una puñalada a la altura del estómago, anteponiendo ella su mano como única defensa«, prosiguió Depaux.

Ante los gritos de auxilio llegó hasta el inmueble otra hija del matrimonio, quien logró reducir al agresor a la espera de la llegada de Carabineros.

UN PELIGRO PARA LA SOCIEDAD

«A consecuencia de estos hechos, Mónica Astorga Vega falleció en el lugar producto de lesión cortopunzante de tres centímetros en la región torácica izquierda», detalló Fiscalía en su presentación.

«Eduardo Gallardo Zenteno resultó con múltiples lesiones torácicas (…), Camila Gallardo Astorga resultó con lesión cortante con compromiso de planos profundos, sin exposición ósea, lesión cortante en región lumbar derecha superficial, múltiples equimosis en ambas extremidades superiores, y equimosis periorbitaria izquierda», se indicó.

En la audiencia también se explicó que López Vargas pololeó con Camila entre marzo y mayo. Ella puso fin a la relación tras enterarse de que el sujeto teníaantecedentes y traficaba droga. Como ella misma contó ayer en redes sociales, el sujeto parecía «obsesionado» con ella y recurrentemente la hostigaba y la amenazaba, celoso de sus amigos, porque decía que «todos querían tener algo con ella». 

Vistos todos estos antecedentes, la magistrada María del Pilar Labarca decretó la prisión preventiva de Guillermo López Vargas por considerar que es un peligro para la seguridad de las víctimas y de la sociedad, decretando 120 días de plazo para la investigación.

Por COOPERATIVA