Dr Lagomarsino diputado

Algarrobo: Denuncian Inmobiliarias por presunta estafa a una comunidad analfabeta
La familia poseía los terrenos en el sector El Yeco desde hace más de 60 años y fueron removidos de su propiedad por medio de escrituras ilícitas.

Familia analfabeta denunció ser forzada a desalojar terrenos, ubicados en el sector de El Yeco, que les pertenecen desde 1954 por manipulaciones y escrituras ilícitas por parte de unas inmobiliarias. Los hicieron firmar documentos sin explicarles que estaban entregando un mandato especial sobre las tierras.

Dr Lagomarsino diputado

 

En el año 1977, Luis Zabala estaba comprando unos terrenos que deslindaban con los de María Germana Azocar, quien recibió las tierras como herencia y falleció en 2011. Según informó la familia, Zabala intentó hacer un intercambio de tierras, pero la señora Azocar no aceptó.

 

“Esto comenzó más o menos en el año 1995, cuando mi abuelita estaba viva, que ella quería repartirle a mi familia, dejarle a cada uno su porción de terreno y lo hizo a través de Bienes Nacionales”, aseguró Fabiola Azocar, nieta de María Germana Azocar. Luego de que se dividiese la superficie en 13 partes, división que corresponden a sus 12 hijos y ella, la Inmobiliaria Covacevich Limitada habría hecho promesas de compra venta con 5 de sus hijos para hacer compra de las partes respectivas del sitio.

 

Un año después, Bienes Nacionales habría notificado a la familia Azocar que tenían una demanda por parte de la Sociedad Inmobiliaria La Ventana de Tunquén, representada por el señor Luis Zabala, “diciendo que ellos eran dueños de estos terrenos y se formó un juicio, apareció otra inmobiliaria, Covacevich Limitada, que estaba interesada en comprar en estas tierras (…), habló con mi familia y le ofreció un abogado para llevar este juicio (…), el abogado es el señor Rodrigo Carrillo Irarrázaval de Casablanca”, agregó Fabiola Azocar. Según indican documentos entregados por Azocar, este les habría hecho firmar un mandato especial ante el notario público de Casablanca, señor Patricio Ramírez Oyarzun.

 

“La familia le firmó el mandato, pero como mi familia es analfabeta, no se dieron cuenta que también habían vendido sus terrenos”, manifestó Azocar. Según afirmó la familia, el notario habría hecho lectura de las escrituras, circunstancia que es determinante para ellos al no saber leer ni escribir. Al firmar y poner sus huellas digitales en el documento “habían hecho transferencia de sus terrenos sin ellos tener idea. Esto se descubrió después con los años que, con una persona de la junta de vecinos, empezamos a averiguar porque no tenían respuesta de como iban los juicios y nos enteramos de que la familia había vendido los terrenos. Por ejemplo, mi madre sale que sus 4 hectáreas, que le correspondían, las sale vendiendo en 5 millones de pesos (…), cosa que mi mamá nunca quiso vender y tampoco esos son los valores”, agregó. Además,manifestó que el caso de la contrademanda se encuentra archivado hasta el día de hoy.

 

Según indicó, en 2001, Fabiola Azocar se habría dirigido a la Corporación de Asistencia Judicial con un nuevo mandato sobre las tierras que revocaba el que tenía el Sr. Carrillo en su posesión. Conforme indicó la familia, se le habría interpuesto una querella al Sr. Covacevich en el Juzgado de Letras de Casablanca por la falsificación de la firma de uno de los afectados, hijo de la Sra. María Germana Azocar. La demanda contra la inmobiliaria La Ventana de Tunquén habría sido defendida por la Corporación de Asistencia Judicial, por lo cual, según aseguró la familia, han recuperado parte de los terrenos, pero están perdiendo la otra parte.

Dr Lagomarsino diputado