GRUPO CATÓLICO ES INVESTIGADO POR ABUSO SEXUAL EN PERÚ

 

El 8 de diciembre de 1971, la ciudad de Lima, en Perú, vio nacer una de las congregaciones religiosas más influyentes de los últimos tiempos. Se trata del Sodalicio de Vida Cristiana, una sociedad de la iglesia católica compuesta por fieles o clérigos, fundada por Luis Fernando Figari.

El Sodalicio fue reconocido como una sociedad internacional, y llegó a aglutinar a más de 20.000 adeptos en al menos una veintena de naciones. Cabe mencionar que, esta organización fue reconocida oficialmente por el papa Juan Pablo II en 1997, a pesar de que esta acumuló casos de abuso sexual, físico y psicológico durante el liderazgo del sumo pontífice.

Años más tarde, en octubre de 2015, la Fiscalía de Perú atendió las demandas ciudadanas debido a la presión política y pública que generó la difusión del libro “Mitad monjes, mitad soldados” de los periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz, en la que apuntan a través de 30 testimonios, el ‘modus operandi’ de la organización religiosa; sin embargo, las pesquisas no tuvieron mayor relevancia.

En aquel compendio de voces se apuntan presuntos casos de pederastia, incluso, a manos de su propio fundador. Las demandas de Salinas y Ugaz tenían como antecedente el año 2011, cuando las turnaron al Vaticano sin mucho éxito hasta hace poco; en cambio, solo recibieron persecuciones judiciales y amenazas de muerte.

Luego de más de 50 años de operaciones en la capital peruana, dos investigadores de la Santa Sede arribaron a la nación latinoamericana para iniciar una auditoria en contra del Sodalicio, la cual pretende no solo interrogar a sus voceros, sino acoger todas las voces de presuntas víctimas y periodistas que han estado involucrado en esta polémica durante décadas.

El Sodalicio también estaría incurriendo en corrupción financiera, según expertos.

El escrutinio estará a cargo de Charles Scicluna, arzobispo de Malta; y Jordi Bertomeu, sacerdote español. Hace unos días, ambos arribaron a la Nunciatura Apóstolica de Lima. Cabe mencionar que en el pasado, en el año 2018, Scicluna y Bertomeu estuvieron a cargo de la investigación de abusos sexuales encubiertos en la Iglesia Católica de Chile, lo que provocó la renuncia de un alto clérigo de la ciudad de Santiago, identificado como Ricardo Ezzati.

El pasado 22 de julio, el monseñor Miguel Cabrejos dijo en una conferencia episcopal que la misión de esta auditoría será investigar, escuchar y presentar un informe al papa Francisco: “Estoy convencido que el informe será justo y objetivo para el bien de todos”, acotó.

Ultimas Noticias