En Hospital Dr. Eduardo Pereira se realizó innovador procedimiento para “quemar” tumor hepático con energía de microondas

En Hospital Dr. Eduardo Pereira se realizó innovador procedimiento para “quemar” tumor hepático con energía de microondas
 

Por primera vez en la región de Valparaíso, se realizó el procedimiento denominado “ablación percutánea” que consiste en destruir tejido patológico mediante la introducción de una aguja que adquiere alta temperatura al ubicarse al centro de la lesión del paciente, en una acción mínimamente invasiva, con una muy buena recuperación y resultados.

Este procedimiento es inédito en la región y lo realizó en el Hospital Dr. Eduardo Pereira (HEP) de Valparaíso el médico radiólogo subespecialista en radiología intervencional de la Universidad de Chile, Dr. Benjamín Pereira Zimmermann, quien trabaja en el Hospital Dr. Carlos Van Buren. Explica que realizó esta intervención en el HEP “gracias a un trabajo de colaboración y a intensas gestiones que efectuaron durante meses el hepatólogo del HEP Dr. Alejandro Ferrada y la enfermera Andrea Porras de la unidad de Gastroenterología para poder adquirir los insumos que se requieren que son muy costosos, pero que impactan positivamente en los pacientes que lo requieren”.

La primera intervención de este tipo que se realizó en la región benefició a un paciente de 47 años que presentaba un tumor o hepatocarcinoma de 2,6 cm, además de un daño hepático crónico y con historial de una hemorragia digestiva alta. “Para pacientes como él, este es el mejor tratamiento disponible, es exactamente igual de efectivo que una cirugía y tiene mucho menos riesgo de complicación”, señaló el doctor Pereira, especificando que una persona médicamente frágil, que padece varias enfermedades, tiene mayor riesgo de sufrir descompensaciones severas en caso de ser sometido a una cirugía tradicional para extraerle un tumor.

“La ablación percutánea es un procedimiento mínimamente invasivo. Se hace una incisión de 1mm; se introduce una aguja guiada por imágenes al centro de la lesión; la aguja se calienta vía microondas durante unos 5 minutos con lo que se logra quemar y destruir el tumor in situ”, explicó el especialista.

Sobre la recuperación de los pacientes sometidos a esta intervención, el Dr. Pereira señaló que idealmente debería llegar a ser un procedimiento ambulatorio. En el caso del paciente del Hospital Dr. Eduardo Pereira, señaló que se observó bien, sin dolor y se daría de alta muy pronto. “Después le corresponde un control con resonancia magnética de abdomen, en 4 a 6 semanas más, para verificar que el tumor esté bien tratado y que no haya viabilidad tumoral y ver con seguridad si el tratamiento fue curativo o si se requiere repasar la lesión”.

Al ser consultado por qué esta intervención no se había hecho antes, el Dr. Pereira respondió que “porque no existía la especialidad radiología intervencional; yo me formé en Santiago recientemente y volví en agosto de 2023 a Valparaíso”, agregando que “Los insumos no estaban disponibles previamente y son costosos, pero es un procedimiento validado por las guías internacionales y muy beneficioso que se debería realizar mucho más”.  

En cuanto a la colaboración entre hospitales el especialista dijo que “siempre es un agrado venir a trabajar al HEP y hacer colaboraciones con los distintos equipos. Es una muy grata colaboración que beneficia a los pacientes no sólo de uno u otro hospital, sino de todo el Servicio de Salud Valparaíso-San Antonio”.

Finalmente, el doctor Pereira hizo un llamado a las autoridades “para que se invierta en el tratamiento de esta enfermedad. El hepatocarcinoma es la cuarta o quinta causa de muerte por cáncer en el mundo y actualmente contamos con el capital humano calificado para poder ofrecer terapias que previamente solo se ofrecían en Santiago y que permiten alargar la sobrevida y calidad de vida de estos paciente.”   

Acotó que “se necesita con urgencia dotar a nuestros hospitales con máquinas de angiografía que permitan llevar a cabo éste y otros procedimientos para el tratamiento del hepatocarcinoma y otras patologías. Actualmente sólo existe un angiógrafo que se encuentra en el Hospital Carlos Van Buren y que resulta absolutamente insuficiente para resolver las necesidades actuales de nuestra población”.

Ultimas Noticias